Galletas de Mantequilla Caseras

Esta es una receta para hacer con los niños, ya que les encanta la cocina, el proceso de amasar e ir dándoles forma a las galletas y sobre todo ver su cara al final cuando las sacamos del horno.

Ingredientes:Galletas

  • 300grs. de mantequilla
  • 200grs. de azúcar especial para repostería
  • 600grs. de harina
  • 2 huevos
  • 1 cucharada sopera de vainilla en polvo
  • Perlas de chocolate para mezclar.

Preparación:

Derretimos la mantequilla dándole un toque de calor en el microondas. La removemos para deshacerla por completo y le añadimos el azúcar poco a poco mientras vamos batiendo la mezcla. Luego le añadimos los dos huevos, la cucharada de vainilla en polvo y seguimos removiendo. Yo he utilizado una varilla para ello.

Ahora le agregamos poco a poco la harina y vamos viendo como la masa va cogiendo consistencia, llegando a un punto en el que ya tendremos que ayudarnos de las manos para manejar la mezcla.

Debemos seguir hasta que deje de pegarse en nuestras manos y en los bordes del recipiente donde la tengamos, sin que llegue a ponerse muy dura.

Ahora debemos dejarla reposar aproximadamente 1 hora y media en la nevera.

Pasado ese tiempo, precalentamos el horno a 180º y extendemos la mas sobre un papel de cocina. Le ponemos otro encima y con el rodillo vamos aplastando hasta que la masa tenga la altura que queramos. Aproximadamente ½ centímetro.

Yo en este punto he separado una parte de la masa y le he añadido unas perlas de chocolate.

Con la ayuda de moldes con forma, vamos haciendo las galletas que pondremos sobre una bandeja de horno antiadherente o sobre un papel de cocina situado sobre una bandeja de horno normal..

Las galletas deben estar en el horno aproximadamente 13-14 minutos. No se deben quemar, sino estar un puntito blandas para que al enfriarse tengan con una rica textura.

Yrichen

Esta semana fui invitado al pase previo de la campaña de captación de socios que Yrichen va a poner en marcha y créanme si les digo que para mi fue una gran satisfacción el poder asistir y comprobar como su gente se desvive por ayudar al que lo necesita y lo está pasando mal.

En una sociedad como la nuestra, puede sonar a tópico, pero sigue habiendo gente que desinteresadamente dedica su tiempo y su esfuerzo a ayudar a otras personas, (desconocidos en un principio, amigos en unos segundos), a que puedan luchar contra esta lacra que es la droga y que va acabando con personas, familias y hogares.

Quien de nosotros no ha vivido de cerca un caso de drogas: un familiar, un amigo, un conocido… En momentos como estos en los que estamos inmersos en una crisis social ya no solo económica, sino de identidad personal, es importante que personas como las que componen la familia Yrichen se preocupen por ayudar a quien es más débil y no tiene los medios o la capacidad para poder salir solos de ese camino y puedan ir por la senda de la felicidad y de la familia.

Me conmovió mucho el mensaje que quieren transmitir y sobre todo las ganas que todo el equipo ha puesto en esta campaña. Nada raro si vemos como hacen las cosas cualquier día en el centro.

Han colaborado de forma gratuita un sinfín de empresas y personas que, incluso antes de contarles la idea, ya habían puesto en manos de Yrichen toda lo que necesitaran para la producción de dicha campaña. Sabemos que el pueblo canario es de gente solidaria, que siempre da lo que tiene sin pedir a cambio y este caso no va a ser menos.

Quizás lo que le haya faltado a Yrichen es que la gente de nuestra tierra conozca más quienes son y que trabajo realizan. Como se preocupan por el que más lo necesita y como con medios casi inexistentes consiguen sacarle una sonrisa y tratarlos no de forma despectiva como hacemos muchos, sino como lo que son: personas enfermas que necesitan que se les tienda una mano amiga para poder luchar. Creo que esta campaña le va a dar visibilidad al trabajo que realizan y a que todos conozcamos sus logros.

Deberíamos escuchar con atención el mensaje que nos quieren transmitir y preocuparnos un poco más en dedicar algo de nuestro tiempo y esfuerzo a conocer como asociaciones como Yrichen y muchas otras que hay en nuestra tierra se preocupan por ayudar a los que más lo necesitan.

Con muy poco que colaboremos, podemos hacer mucho. Quizás ahora veamos el problema de las drogas como algo que pasa a nuestro lado sin rozarnos, pero no sabemos cuando nos puede tocar. Por ello es importante que siempre haya una puerta como la de Yrichen a la que podamos llamar para pedir ayuda y esto tristemente solo es posible con la colaboración de todos.