Ya solo me falta ser feo …

Como bien explica Morgan, excelente humorista, al que admiro por su claridad a la hora de transmitir situaciones en tan solo una viñeta, “ya solo me queda ser feo“.

Hoy vuelven a poner el grito en el cielo los funcionarios, tras las medidas adoptadas por el gobierno y que les afecta en la reducción de salario y otra serie de beneficios que actualmente tienen. Salen en todos los medios, los sindicatos hablan de huelgas, de injusticias y yo me pregunto: ¿¿Dónde están aquellos que gritan y que salen en las noticias y que hacen parones porque a los pequeños empresarios o autónomos la crisis casi no nos deja respirar?? ¿¿Dónde están todos esos sindicalistas que reciben el dinero del estado, que no dan palo al agua con sus horas sindicales y sus días de libre disposición, para defender al pequeño empresario??. ¿¿Quién ha dicho una sola palabra para defender la situación por la que pasamos los que intentamos con nuestro propio trabajo labrarnos un futuro y el intentar que otros también lo puedan tener??.

Soy autónomo desde antes de la crisis y jamás he visto que nadie se haya preocupado por nosotros. Nos suben los impuestos directos y los indirectos, los bancos no nos dejan ni entrar por la puerta, las administraciones públicas no nos pagan trabajos realizados y sin embargo nosotros tenemos que religiosamente pagar la cuota de autónomo, el IRPF, el impuesto de sociedades, el IGIC y todo en los plazos establecidos por los mismos que nos retienen nuestro propio dinero y el de nuestras familias. No es demagogia, es simplemente claridad. ¿¿Dónde están todos esos que no protestan cuando las empresas pequeñas reducen en más de un 35% el salario de sus trabajadores??. Trabajadores que se tienen que callar, porque como no pertenecen a un colectivo de privilegiados, nadie les escucha.

A la administración se le llena la boca diciendo que se invierte en la pyme, que crearán planes de empleo, las líneas ICO. Mentira tras mentira, nos utilizan como moneda de cambio y ni este gobierno ni el anterior ha hecho nada por mantenernos a flote.

Ya está bien, de tanta mentira, de salir en todos los programas de radio y de tele diciendo que eso que se habla de que los funcionarios, del cafecito, del poco trabajo… Pues quitémonos las caretas en el juego y que no paguen justos por pecadores. Es cierto que no se puede generalizar y que en el sector público hay mucha gente buena y que trabaja muchísimo, pero el sector público está pagando lo mismo que el resto, un crecimiento desmesurado y un dimensionamiento incontrolado del personal necesario. Lo que deberían hacer estos políticos de medio pelo que tenemos en el país es no meterlos a todos en el mismo saco, sino haber medido el rendimiento personal, como en toda empresa privada y aquel que no valía, el amigo del amigo o el familiar del de turno echarlo a la calle y pagar a la gente que nos tiene que prestar un servicio lo justo y lo que se merecen. Hay muchos que han dedicado años a estudiar y a sacar una plaza merecida, pero junto a esos hay otros tantos que están por enchufismo y que son los que han perjudicado al resto. Pues señores, señalen al enemigo, que lo tienen en casa.

Ni que decir de la clase política. Yo he dedicado años estudiando, dinero pagado en formación privada y pública, cursos, seminarios, profesionalización, capacitación, títulos, experiencia, para que seamos la clase peor tratada de este país y sobre todo la más ignorada. Formamos casi el 85% del tejido empresarial y nadie ha reparado en que todas estas medidas que se están tomando tan solo conseguirán que aumenten el número de empresas que cierran, el número de familias en la calle. Mientras sanemos un sistema financiero que tenía unos señores que, se supone, lo controlaban y que deberían alertar de que algo así podía suceder. ¿¿Donde estaban el Banco de España, El Banco Central Europeo, los ministros de economía, los maravillosos auditores … ??¿¿Dónde??

Saneamos entidades que año tras año se han enriquecido a costa de comisiones y de intereses sobre nuestros bolsillos. Entidades que han falseado sus cuentas, que siguen teniendo beneficios aunque, claro está, no como antes. ¿¿En que país vivimos??. Además de pagarles por la hipoteca, por las tarjetas, por los préstamos, por todo lo que nos han sangrado durante años, ahora tenemos que ayudarles a ellos para que puedan pedir un rescate que nos afecta a todos ya que obliga a tomar medidas de ajuste a todo el país. A esos que cuando entro por la puerta y hay una cola tremenda esperando para ser atendidos, se van a desayunar a la cafetería. Que pena, deberían estar una época de autónomos y verían como se les quitaba las ganas de perder el tiempo. SI no trabajas no cobras, no hay pagas extras y las vacaciones las tienes que cuadrar ya que hay clientes que no te pagan esos días, aunque estés al teléfono para lo que necesiten.

Esto es de locos, se ha perdido el norte y además no nos da vergüenza alguna.

El 90% de las medidas de ajuste que se han tomado en estos meses afecta directamente al bolsillo de la mayoría. Ya no hay clase pobre, clase media y clase rica, ahora la clase media se va acercando cada vez más a la pobre y la clase rica se va alejando cada vez más.

Estamos perdidos, en manos de políticos y gobernantes que en muchos casos están imputados en casos de corrupción, de estafas, de cobros indebidos, de situaciones que si a cualquiera de nosotros se nos hubiese pasado por la cabeza, solo con pensarlo ya estaríamos entre rejas.

Pero a ellos nadie los controla, bueno ahora si, ahora es Europa, esa grande y libre… a no, eso era América. Pues eso, Europa ahora controla todos los pasos que damos, es más, nos está marcando el camino que tenemos que coger y no nos permite mirar a los lados. Europa ahora hará que todas nuestras miserias salgan a la luz y que no seamos tan diferentes de otros países que ya han sido intervenidos.