Cuando la justicia no es justa, no es justicia!!

La verdad es que a veces pienso que la Justicia está hecha para los delincuentes y con sentencias como la de estos días, damos pasaporte para que determinados delitos no sean considerados con la gravedad y crudeza que a vista de casi todo el mundo tienen y las penas aplicadas sean de risa.

Creo que cuando la justicia de un país no protege al más débil, cuando delitos de violación, asesinato, maltrato continuado , trata de personas, etc. no  son perseguidos con todo el peso de la ley, estamos abriendo la mano para que delincuentes como los de “La manada” tengan resquicios legales para poder defenderse y que sus penas son irrisorias.

Ha llegado un momento en el que los que han sufrido alguno de estos delitos, tienen que demostrar que ha sido así y que en ningún momento dieron pie a que los delincuentes entendieran que ellos lo permitían. En que país de locos vivimos!!.

Un anciano que ve como maltratan en su propia casa a lo que más quiere en el mundo que es a su esposa, que se defiende matando a uno de los agresores y él es el condenado.  Esto es justicia!!

La Justicia no ha evolucionado con el tiempo y no se ha adaptado al mundo real en el que vivimos. No creo que sea cuestión de sentencias machistas, sino de que se ha quedado atrapada en un pasado que ya no existe.

Considero que la Justicia es Justicia en tanto en cuanto no solo se aplica al pie de la letra, sino que sabe interpretarse y adaptarse para proteger a los débiles y queramos o no, en este país nuestro, los débiles desgraciadamente siguen siendo: las mujeres, los niños, los ancianos … No porque sean débiles de fuerza o de valentía, al contrario, sino porque las sentencias que vemos cada día así lo demuestran.

Las leyes no han evolucionado a la par que los delitos y al no estar suficientemente claras,  son  objeto de interpretaciones varias que los abogados defensores utilizan para amparar a sus clientes.

Es hora de que las leyes sean revisadas para que no volvamos a escuchar sentencias como las que estos días estamos teniendo, ni para que presos que han delinquido cruelmente cumplan solo parte de su condena y por el “buen comportamiento” vean la calle y vuelvan a delinquir. Que verdaderamente protejamos a los más débiles y que los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado que muchas veces se ponen en entredicho, tengan un respaldo para que su trabajo y su dedicación verdaderamente merezca la pena.

No estoy en contra de la reinserción de los presos en la sociedad, pero si es cierto que determinados delitos no deberían tener ese privilegio y que deberían pasar toda su vida entre rejas. Bueno, ahora no es así, no hay rejas, hay habitaciones amplias, piscinas, gimnasios, bibliotecas, zonas de esparcimiento, … Ahora más que una cárcel son hoteles de cuatro estrellas, porque claro, son personas y tienen derechos, mientras los que han sufrido sus delitos en muchos casos están muertos en vida por el ataque a un ser querido o que le hayan robado su dinero o que les hayan pegado una paliza en el mejor de los casos.

Creo que este es el momento de que el poder judicial se siente y revise las leyes para adaptarla tanto a los delitos como a sus consecuencias.

Siento vergüenza!!

No se si el adjetivo correcto para describir como me siento es Indignado, o es harto, o es desilusionado, desanimado, desencantado, traicionado, triste ….o todos juntos. Lo cierto es que durante estos años que llevamos padeciendo la crisis, no he hecho otra cosa que escuchar a moralistas, normalmente en puestos de alta dirección o cargos políticos, decir que gran parte de la culpa de esta crisis radica en que las familias habíamos vivido en muchos casos por encima de nuestras posibilidades durante mucho tiempo, gastando a veces incluso lo que no teníamos y que nunca hicimos nada por guardar para cuando vinieran los momentos difíciles.

Esto de acuerdo en parte con ello y me incluyo entre los que pensábamos que la vida siempre iba a ser así y que nuestros ingresos nunca se verían mermados, por lo que no hacía falta guardar y podía seguir manteniendo mi nivel económico. El tiempo me ha puesto, duramente, en mi lugar y me ha hecho valorar muchas cosas y sobre todo actuar de manera diferente ante las mismas situaciones que antes de la crisis. Ahora cada euro que gano lo valoro como si no tuviera otro e intento no caer en los errores del pasado. Valoro mucho más sobre todo a las personas.

Pero parece que esta experiencia solo nos la tenemos que aplicar nosotros, en mi caso Autónomo desde hace más de 12 años, o aquellos que más hemos sido golpeados por la crisis, pero parece que esto no va con el gobierno.

Hoy me despierto con la noticia de que a los funcionarios se les va a subir el sueldo hasta un 8,8%, tendrán hasta 11 días de “libre disposición” y en algunas autonomías o ayuntamientos podrán poner en práctica una jornada laboral de 35 horas.

Me parece indignante que después de una semana donde nuestros mayores han salido a la calle a protestar por una subida irrisoria de sus pensiones, donde todavía los autónomos de este país somos tratados de manera asfixiante, donde los bancos no han devuelto ni un euro del dinero que les dimos para sus rescates, donde la clase política está inmersa en continuos casos de corrupción y de sobornos. Me parece indignante que nos pidan ajustarnos el cinturón a las familias, pero el estado ve los brotes verdes y comience a gastar de nuevo sin realmente plantearse la necesidad que existe.

¿Precisamos tantos funcionarios como tenemos?¿Realmente hay que convocar nuevas oposiciones o lo que debemos hacer es optimizar los recursos con los que contamos, que en la mayoría de los casos están sobredimensionados?. Es una risa, ver como se les llena la boca a estos políticos que nos gobiernan con estas noticias, están cavando su propia tumba y algún día saldremos a la calle a verdaderamente demostrar lo que piensa el pueblo. Porque estamos cansados de que nos den lecciones de moralidad, de que nos digan lo mal que hemos hecho las cosas y ellos sigan derrochando el dinero de mis impuestos o endeudando las arcas con créditos que luego hay que pagar. Creo que vuelven a aplicar el mismo ejemplo que tanto se ha criticado de las familias.

Gracias también a otra de las grandes lacras de este país: los sindicatos, sobre todo los dos grandes. A mí nunca me defendieron, pero han corrido al lado de la gallina de los huevos de oro que son los funcionarios, porque ahí sí que hay pastel para llevarse a la boca. Para los funcionarios si hay que pedir y hay que presionar. Ellos si tienen que recuperar su poder adquisitivo, sus pagas extras, sus vacaciones, sus “asuntos propios”, sus ayudas de desplazamiento, alquiler, guarderías, etc… y un sinfín de beneficios sociales que jamás he visto. Pero bueno, el Sr. Montoro le pide a la empresa privada que tome ejemplo. ¿Ejemplo de qué? ¿de lo fácil que es hacer todo con dinero ajeno?, ¿de que de nuevo vamos a dejar la casa como un solar para el que venga detrás? ¿De qué tienen miedo? ¿A qué Ciudadanos llegue al gobierno como indican las encuestas y por si acaso le dejo esto como el PSOE al PP? ¿No aprendemos?

Mira que me encanta mi país, pero a veces parece un país de pandereta. Donde se ríen en nuestra cara una y otra vez, un gobierno y otro, donde con nuestro dinero se permiten el lujo de enseñarme como se deben hacer las cosas. Donde los ancianos han visto mermado su poder adquisitivo fuertemente durante la crisis, donde gracias a su pensión hemos podido intentar recuperarnos muchas familias, donde han tenido que acoger a hijos y nietos víctimas de desahucios y de desalojos. Donde los bancos les han hecho firmar documentos que muchas veces no sabían para que eran o cual era la letra pequeña.

Siento vergüenza!!

Respeto e Igualdad

Me parece increíble que a esta altura de la evolución humana, con todos los grandes avances que hemos tenido en materia de conocimiento, nuevas tecnologías, comunicación, etc… tengamos que celebrar hoy el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, o que tengamos que gastarnos cientos de miles de euros en campañas para educar a los jóvenes en que las chicas son como ellos y hay que respetarlas, o que la justicia no ponga todo de su parte para impedir que un grupo de animales intente echar por tierra a una sola mujer argumentando en que ella consintió los abusos de los que fue objeto.

¿A dónde hemos llegado en una sociedad en la que alardeamos de la libertad, de la igualdad, de nuestro gran progreso en desarrollo, cuando en lo que va de año han muerto en España 45 mujeres a manos de sus parejas o ex-parejas (muchas de ellas delante de sus propios hijos). Cuando 3 de cada 10 jóvenes ven normal la violencia hacia las mujeres, cuando escuchas a hombres referirse a sus esposas como PUTAS y no hay nadie al lado que le parta la cara, sino que le ríen las gracias?

No entiendo que la justicia, los políticos, las autoridades en general,  no cierren Webs, anuncios en prensa, vallas publicitarias destinadas a denigrar a la mujer como persona. Cuando en empresas se despide a las mujeres por quedarse embarazadas o por cuidar a sus hijos cuando estos se ponen enfermos ¿Dónde están los sindicatos?. Que a igual de oportunidades siempre sea el hombre el que llegue a la cima y cobre más que la mujer desempeñando puestos con las mismas funciones.

Sinceramente creo que esto no es un problema de la mujer. Los hombres debemos quitarnos esa armadura de Macho Alfa, de la que tanto presumimos, sobre todo en grupo y asumir de una vez por toda el papel de la mujer en nuestra sociedad, en nuestras vidas.

La mujer no es igual que nosotros, no, es SUPERIOR y el que no lo quiera reconocer tiene un gran problema. La mujer tiene un mayor conocimiento que el hombre, mayor capacidad de sufrimiento, mayor capacidad de gestión, de organización, de resolución de problemas, de trabajo en equipo, de afrontar las adversidades. En mis 47 años de vida he estudiado con mujeres, he trabajado con mujeres y vivo con mujeres y , aunque considero que a veces son muy complicadas, me sorprende cada día la capacidad que tienen para llevar a cabo la cantidad de tareas que asumen como propias, muchas de ellas porque las abandonamos nosotros. Nos gusta mucho eso de yo ayudo a mi esposa con las tareas. Que yo sepa las tareas son de los dos y no ayudas a tu esposa, haces lo que te corresponde dentro de una unidad familiar. Hay momentos que a unos les toca más que a otros, pero eso no puede ni debe ser la tónica habitual.

Que si la mujeres se ponen malas, que si se quedan embarazadas, que si tienen que cuidar a sus hijos, no son más que pensamientos machitas, sin ninguna base y por supuesto carentes de veracidad. Está demostrado por estudios realizados en empresas importantes de nuestro país, que pese a todo esto que solemos argumentar los hombres, las mujeres son más productivas que nosotros y al que le pique … que se rasque!!. Conozco mujeres en puestos directivos, en política, en grupos de investigación, en equipos de trabajo y sus capacidades están más que demostradas.

Debemos ser conscientes y pensar realmente quien está ahí cuando tenemos un problema: enfermedad, económico, social … Han visto a esas madres que tiene un hijo en la cárcel o que tiene un problema de adicción, o están en una tesitura de identidad ( religiosa, sexual, de pensamiento) … quien está siempre a su lado?? , quienes están para escuchar o para proporcionar una palabra de ánimo?? Las madres!! Cada vez son más  los padres también, pero las madres ni se lo plantean, muchos hombre reniegan de hijos, amigos, familiares … las mujeres siempre son protectoras y están ahí para lo que necesitas. Normalmente los hombres miramos por y para nosotros mismos y las mujeres luchan, cual leona, por la familia.

Debemos renunciar a ser tan nuestros, tan hombres, dejar de pensar que todas estas cosas no van con nosotros y reconocer la verdad: la mujer hoy por hoy está mejor preparada, tanto intelectualmente, como emocionalmente, como profesionalmente, para desempeñar cualquier actividad que se le presente y por ello debería estar valorada y protegida.

Los hombres no podemos mirar hacia otro lado ante las injusticias en los colegios, en las universidades, en los trabajos, en las familias, en nuestros círculos, en nuestros edificios o en nuestros grupos. Si alguien sabe que hay una mujer que lo está pasando mal debe ponerle remedio, intervenir, denunciar. El maltratador es fuerte porque se lo permitimos, porque el resto de hombres no hacemos nada o miramos para otro lado y esto se tiene que acabar.

No exijamos solo a políticos, autoridades, a agentes externos; debemos tomar conciencia y quitarnos la careta, asumir la importancia que tiene la mujer en nuestras vidas, en nuestra sociedad y tratarla no como un objeto, sino como una igual, atender sus peticiones, sus decisiones, sus deseos, escucharla, comprenderla  y sobre todo RESPETARLA.

Quiero que sepas

Quiero que sepas que no estoy aquí para ser tu mejor amigo ni tu colega.

Quiero que sepas que no estoy aquí para darte todo lo que me pidas ni todo lo que quieras.

Quiero que sepas que no estoy aquí para reírte todo lo que hagas y no corregirte cuando te equivoques o no tengas razón.

Quiero que sepas que sé que no entiendes o compartes algunas de las decisiones que tomo. Dame tiempo y este te demostrará que solo lo hago para tu beneficio.

Pero también quiero que sepas que estaré junto a ti en todo momento, pero que habrá algunos en los que tendrás que caminar tu solo para verdaderamente valorar las cosas que consigues o por las que pasas.

Quiero que sepas que me levantaré cada día para, con mi trabajo, intentar hacer posible que consigas esos sueños o esos anhelos que tengas en la vida.

Quiero que sepas que me tienes siempre que me necesites, tan solo llámame y dejaré lo que esté haciendo para ayudarte.

Quiero que sepas que seré tu seguidor número uno en todo proyecto que emprendas, ya sea deportivo, de trabajo, de vida, … cuenta conmigo.

Quiero que sepas que estaré contigo en las celebraciones de tus éxitos, pero sobretodo estaré en los momentos difíciles, cuando estos se resistan o no lleguen. Juntos seremos más fuertes.

Quiero que sepas que estaré orgulloso de todo lo que hagas, de todo lo que consigas, pero sobretodo estaré orgulloso de como seas y de cómo trates a los demás.

Quiero que sepas que disfruto y aprendo de cada minuto que paso a tu lado y que no lo cambiaría por nada del mundo.

Quiero que sepas que estoy orgulloso de ser TU PADRE

Comenzamos

Llevo la mayor parte de mi vida con problemas de peso y haciendo un sinfín de dietas restrictivas que lo único que conseguían era que cuando acababa con ellas cogiera muchos más kilos que los que había perdido. Gastando cuantiosas cantidades de dinero, para que “Gurús” de la nutrición me dijeran todo lo que no podía comer y me dieran unas pautas que me creaban una ansiedad tremenda y crearan en mi una necesidad imperiosa de comer todo aquello que tenía prohibido.

El primer mes se llevaba más o menos bien, pero a partir de ahí venían las flaquezas ya que con estas dietas no podías salir con los amigos, la familia, ni tener ningún evento que tuviese por medio la comida. Es cierto que cuando tienes un problema, como el que tengo yo, con el peso, no te puedes permitir más excesos, pero lo que menos necesitas es que llegue alguien y lo único que haga sea prohibirte casi hasta respirar.

Está claro que estas dietas son tan restrictivas que consigues perder mucho peso y de forma rápida, pero verdaderamente no te están preparando para lo que viene tras la dieta.

Después  de leer mucho, de escuchar, de ver programas en la tele, tenía claro que debía ponerme manos a la obra para corregir mi enfermedad, pero me faltaba algo para comenzar. Ese algo fue ver los resultados del amigo Fran Santana, que siendo más valiente que yo, se puso en manos de una nutricionista y ya lleva unos 34kg perdidos y lo mejor de todo, de forma saludable y aprendiendo a comer.

Ese fue el empujón que me faltaba, para comenzar, para intentar que esta vez no fuera como las otras. Cansado ya de esos “amigos” que cuando te ven se quedan con esa cara como diciendo “te has comido a Mario?”. Qué en vez de preguntarte como te van las cosas te dicen: ¿Estás más gordo verdad?, pero vamos a ver listo, ¿me lo estás preguntando y quieres que te conteste?, ¿Tu crees que yo no me veo por las mañanas antes de salir de casa, que no veo la ropa que me pongo, que no me miro al espejo?. En ningún momento se preocupan por preguntarte como va tu trabajo, tu familia, como te sientes …, no , les has causado tal perjuicio que se han olvidado que detrás de los kilos sigue estando el Mario de siempre, el que está pendiente de ellos cuando lo necesitan, el que nunca les critica si están: calvos, altos, bajos, con joroba, sin dientes, … Si algo tengo yo es nunca hacer valoraciones a primera vista, porque se el daño que puedes causar y no somos nadie para hacer juicios de otro sin tener toda la información, es más, no tenemos derecho.

Estaba ya muy cansado de estas situaciones que han hecho que me pierda muchos eventos, que no disfrute de la vida como quisiera, que penalice a los míos por mi egoísmo. Estaba ya tan aburrido de esto que necesitaba encontrar verdaderamente a alguien que me ayudara en este camino que llevarlo solo es imposible, por lo menos para mi. En casa ya tenía la ayuda de la familia que siempre me ha apoyado en todo lo que he decidido, pero necesitaba encontrar a una persona profesional que me acompañara, alguien con conocimientos, que me tratara como una persona y no como un negocio, que analizara primero mi vida y que luego planteáramos juntos un plan de acción a llevar a cabo.

Está claro que este es su trabajo y que vive de ello, pero no vive a costa de las personas que atiende, vive gracias a las personas que ayuda y asesora. Gracias al amigo Fran Santana di con Vanessa Guerle y creo que ha sido todo un descubrimiento. Me está enseñando a comer, si, aunque parezca una tontería, no lo es. No sabemos comer, nos creemos todo lo que nos cuenta la maquinaria que se mueve alrededor de la alimentación, que no nos paramos a analizar si lo estamos haciendo bien  o no.

La industria, el marketing, los medios, nos están bombardeando de tal forma, que no caemos en la cuenta de comom nos está perjudicando un tipo de alimentación, que si profundizamos en ella nos llevaríamos las manos a la cabeza.

No se trata de inventar nada, de descubrir nuevas cosas. Al final si te pones a pensar es volver a la comida tradicional, la natural, la verdadera alimentación en la que escoges las materias primas y preparas un plato rico y saludable.  Verduras, frutas, granos, pastas, arroz, pan, yogurt, carnes, pescados, huevos, chocolate, frutos secos,  … Todo tiene cabida de una manera lógica saludable y sana. Acompañado, por supuesto, de una mejora en la actividad física, hacen de todo ello un plan que te seduce y que abre los ojos a una realidad que es más simple de lo que habías pensado.

Amigos como Echedey Pérez de 7Fitness (que además es mi entrenador Personal y el primero que me abrió los ojos de una alimentación más sana) y Darío y RealFitness que continuamente está llenando las redes sociales de mensajes que nos están permitiendo estar más atentos con lo que comemos; han sido también  muy importantes a la hora de dar este paso.

Alguno se preguntará por qué escribo esta bobería, pero lo hago, primero porque me da la gana y es mi blog y segundo y más importante, porque si el ver a Fran Santana  en su Facebook, me dio el empujón que me faltaba y me recomendó a Vanessa, a lo mejor alguien que me lea le puede ocurrir lo mismo y se anima a cambiar como en mi caso.

Creo que todos nos merecemos ser felices y eso comienza por querernos a nosotros mismos, en asumir el problema que tenemos y comenzar a darle solución, con la ayuda de personas con conocimiento y con criterio.

Solamente estoy comenzando este largo camino, pero lo hago en buena compañía, por lo que estoy seguro que llegaré!!.

Ánimo y fuerza!!

Un sueño hecho realidad

Creo que para un padre no hay nada más importante en el mundo que la felicidad de un hijo y el poder hacer realidad sus sueños. Siempre claro está dentro de unos parámetros de cordura y lógica que no les convierta en consentidos ni caprichosos.

Mi hijo Álvaro lleva mucho tiempo preguntándome cuando iríamos al estadio de la UD a ver un partido de su equipo. Le daba igual el rival, él quería ir al estadio, ver a sus jugadores y poder sentir en directo lo que cada fin de semana sentía cuando veía el partido por la tele. Leer más

2014 el año de mi frustración

Qué triste es descubrir, que allí donde pensabas que se te valoraba como persona y se tenía en consideración el trabajo que realizabas, solamente era así mientras fueras de utilidad y sobre todo mientras regalases tu tiempo y esfuerzo.

Este año 2014 ha sido muy desilusionante, hasta el último día he tenido que pasar por situaciones que me han hecho cuestionar mi forma de actuar. Me ha servido para darme cuenta que las cosas no son como yo pensaba en lo que a los negocios se refiere y que he pecado de alma cándida en este terreno.

En muchas ocasiones he antepuesto los intereses de mis clientes y el que las cosas saliesen como ellos necesitaban al beneficio de mi empresa o incluso al mio propio. He dedicado horas, esfuerzo, incluso mi propio dinero en ocasiones, pensando en que mis clientes, a los que llegué a considerar, en algunos casos, casi amigos, tuvieran el mejor servicio que se les pudiera prestar, sin importar el coste que ello pudiera tener.

Pero esta “crisis” ha hecho aflorar lo peor de mucha gente,  no solo en cuanto al tema económico, sino a la “carencia de valores”. He pasado de entrar al dormitorio de mis clientes, metafóricamente hablando, a ser un proveedor más, con el que se negocia a la baja todos los servicios que presta y no solo eso, sino a poner en entredicho la profesionalidad y lo que es peor la honradez con la que lo realizas. Me he llevado desencantos personales que me han dolido mucho, sobre todo porque no te los esperas.

Yo sigo siendo el mismo, dando lo mejor de mi en cada momento, ofreciéndome para lo que sea necesario, anteponiendo en muchas ocasiones el trabajo a mi vida personal, dedicando horas y horas sin contraprestación. Todo esto ha sido inútil.

Al final descubres, muy a mi pesar, que este juego se reduce a una simple transacción comercial, en la que prestas un servicio que ellos necesitan y por el que pagan lo que consideran que vales. Ni más ni menos, no caben otras opciones, no caben otras implicaciones, no hay nada más que un negocio y ¿por qué? , porque el dinero lo puede todo y lo tergiversa todo.

Estás mientras seas útil y no cuestes mucho, porque desde que piensen que lo que pagan por los servicios que prestas es demasiado ya comienza a ir todo mal y se buscan argumentos sin sentido y razones sin razón para cuestionar todo lo que haces y lo que cobras por ello. Ya no eres tan bueno como cuando me arreglas el ordenador de casa y no me cobras o como cuando te llaman para que conectes el iPlus a Internet o un domingo veas por qué no le llega el correo a su iPhone. Cuando ya le pones un precio a tu tiempo, aunque este sea muy por debajo del mercado, por tener la consideración que es un cliente tuyo, ya no se te mira igual. Ya se te amenaza con frases como: “pues hay mucha gente que lo haría por menos”, “el mercado está lleno de empresas de informática”, “no creo que seas el único que sabe hacerlo” … Es triste llegar a este punto.

Claro, así me lo dice mucho mi mujer, la gente te quiere porque le eres útil. Cuanta verdad, siempre me he resistido a creerlo, pero ya he tocado fondo en ese aspecto y me he dado cuenta que es cierto. Me he llevado tantos palos y tantas desilusiones, que voy a tener que aprender a ser un empresario al uso. A mirar por mis propios  intereses y a valorar más mi trabajo.

Los valores por los que siempre he luchado y los que intento enseñar a la gente que trabaja conmigo han quedado obsoletos y sin sentido. Cuando entras al mundo empresarial y quieres ser algo, tienes que morder primero para marcar el terreno. Pensar primero en ti, luego en ti y al final en ti y si para ello tienes que hacer cosas con las que no estés de acuerdo, hacerlas. Ya no importan las personas, ni los sentimientos, tan solo importa el dinero y  no implicarte (como los médicos con los pacientes), realizar el trabajo y cobrar por ello.

No se si podré llevarlos a cabo, porque muchas de estas prácticas van en contra de mi personalidad y de mi forma de ser, pero si es cierto que a partir de ahora me cuidaré muy mucho de perder mi tiempo y dinero con todo aquel que no sepa reconocer que tras esta empresa y cada uno de los que la conformamos, hay PERSONAS integras, leales y que darán lo mejor de si en cada momento. Que trabajaremos con dedicación en cada tarea que se nos encomiende, que nos formaremos para ser cada día un poco mejor, como personas y como profesionales y que cada cliente será para nosotros el más importante

Eso si, que no piensen que va a ser gratis.

Feliz Verano …

Quiero aprovechar para felicitar a algunos de mis clientes, que pese a no haber podido pagarme las facturas que tienen pendientes conmigo, han conseguido irse de vacaciones a grandes hoteles del sur o incluso salir fuera de las islas y disfrutar de unos días de merecido descanso. Que aunque yo me tenga que quedar en casa porque he pagado los impuestos correspondientes a esas facturas que todavía no he cobrado y que han sido declaradas como ingresos (que no han existido) y ellos en sus cuentas las han puesto como gasto, admiro que ellos puedan comprarse coches, abrir nuevas oficinas, contratar más personal, pese a que no han podido pagarme las facturas correspondientes a mi trabajo, que sigo realizándoles.

También quiero dar las gracias a nuestros organismos recaudadores de impuestos y demás tributaciones, porque mientras yo no cobro las facturas que me obligan a declarar, si tengo que pagar los correspondientes porcentajes para mantener las infraestructuras de nuestro país, los servicios sociales, medicina, educación, empleo, etc… para que podamos hacer uso todos, entre otros los clientes mencionados anteriormente, que no me han pagado las facturas por las que yo declaro esos impuestos. Otro tema de agradecer también es que pese a que yo tengo que hacer declaraciones de mis ingresos, para que sobre la marcha calculen cuanto se lleva el estado y tenga que ingresarlo al momento, en las arcas correspondientes, ellos puedan jugar con lo que me tienen que devolver todo el tiempo que quieran y los plazos se eternicen sin importar la situación por la que esté pasando el empresario en cuestión.

Quiero tener un recuerdo, muy especial, para mis bancos. Esas maravillosas criaturas que cuando la cosa iba para arriba y éramos tan amigos, no paraban de hacerme llegar cartas y llamadas de teléfono para decirme que tenía múltiples créditos pre-concedidos, sin necesidad de presentar documentación alguna. Tan solo ir a firmar y sobre la marcha ya tendría el dinero en mi cuenta. A esos a los que les estamos pagando una barbaridad de intereses por los productos que tenemos contratados con ellos (hipotecas, planes de pensiones, seguros de hogar y personales, tarjetas, etc…) y a los que además hemos de inyectar dinero europeo para que puedan seguir sangrándonos continuamente. Esos que ahora cuando voy a verlos ni me abren la puerta y me miran como si fuese un delincuente.

Por último, pero no menos importante, quiero dar las gracias a nuestros queridos políticos: a los de ahora y a los de antes, a los rojos, a los azules, a los verdes, amarillos o del color que sean, a todos en general. Mientras ellos disfrutan en grandes villas, hoteles de 5 estrellas, viajes internacionales, con sus nuevos tablets, móviles y demás juguetitos de moda, de unas vacaciones de ensueño (se las merecen por el trabajo tan bien hecho que han realizado todos estos años), yo me quedo en casa con los míos porque he tenido que pagar una barbaridad e impuestos por facturas que no he cobrado y que sin embargo si he tenido que declarar y pagar la correspondiente parte de impuestos. Todo ello para no contribuir a la mal llamada “economía sumergida”. Esos que nunca han trabajado en la empresa privada y no saben lo que son los trimestrales o el impuesto de sociedades, ni lo que es pagar una nómina o a un proveedor. Los que no tienen que preocuparse por si queda algo a final de mes para poder cobrar algo, después de haber pagado todo lo que hay que pagar.

A esos que se les llena la boca con esos anuncios de creación de empleo o de créditos para familias y empresas, ICOs, etc… Dinero público que han dejado en manos de los mismos bancos anteriores que no me abren la puerta, pero que si me cobran las comisiones abusivas por los productos que tengo contratados con ellos. Me hace gracia que el estado ponga en manos de la Banca Privada, la decisión de dar un dinero, que en muchos casos proviene de nosotros, los empresarios que pagamos todos nuestros impuestos.

A todos ellos quiero hoy desearles un Feliz Verano, que descansen con sus familias, que se lo merecen por el trabajo bien hecho.

 

Ser padre …

Hoy, mi hijo de tres años se ha acercado a mi y cogiéndome la cara con su pequeña manita me ha mirado y me ha dicho: “papá tu eres mi más mejor amigo”. Puede parecer una tontería de un niño pequeño, pero la verdad es que me ha llenado de una satisfacción y de un orgullo, que me ha hecho creerme el mejor padre del mundo.

Es verdad que luego eso se lo dicen a otros niños o amiguitos, pero deber ser el momento en el que yo me encontraba o la forma en la que me lo dijo, lo cierto es que me ha hecho pensar en muchas cosas y sobre todo en mi papel como hijo y como padre.

Siempre se ha dicho aquello de: “cuando seas padre comerás huevos” y es cierto, uno no sabe lo que es ser padre y el por qué se toman ciertas decisiones que a nosotros como hijos nos incomodan o nos desagradan. En esos momentos pensamos que todo es injusto o que no nos quieren o cualquier otra cosa, sin analizar el por qué verdaderamente nuestros padres han hecho las cosas de esa forma. Leer más

La justicia no es para pobres …

Desde pequeño siempre me habían dicho y había estudiado, que la justicia era igual para todos y que no importaba de donde venías o quien eras, que las leyes se cumplían para todos por igual y bajo el mismo rasero. A medida que he ido teniendo años me he dado cuenta que esto no es así y que todo aquello que en la teoría parecía ser lógico y coherente, está muy lejos de la realidad.

Está claro que en el mundo en el que vivimos, hay una justicia para el que tiene dinero o poder y otra muy diferente para el resto de nosotros. Cada día son significativos y alarmantes, los casos en los que personajes famosos o conocidos salen indemnes o con cargos menores de juicios en los que claramente se veía que habían cometido los episodios por los que se les imputaban.

Casos como el de la Infanta, a la que se le suspende la imputación que tenía por el caso de “supuesta” corrupción de su marido. Una pareja que ha vivido con un nivel de vida altísimo, con casas de millones de euros, viajes, colegios … ¿Esto ha salido solo de lo que pagamos todos los españoles?, ¿de su trabajo en La Caixa o del de su marido dando charlas?. ¿A quién quieren engañar? La justicia debe ser igual, sea infanta, Rey o Príncipe, es más, en este caso debe ser peor ya que son un referente de nuestro país y la imagen de este, tanto dentro como fuera.

Deben ser ejemplo y por ello, la justicia debe ser más severa. Pero al contrario, no le retiramos el pasaporte al señor Urdangarín, para que vaya a entrenar fuera de España, porque según la justicia, tiene vínculos familiares que hacen pensar que no se va a escapa. No paga la fianza millonaria que se le ha pedido, sigue en libertad tan tranquilo y no pasa nada.

Un señor que “supuestamente” conduce bajo los efectos del alcohol, que va de manera temeraria por una carretera, con testigos que le ven saliendo bebido de locales, otros que llaman a emergencias cuando se lo cruzan en la carretera porque puede provocar un accidente debido a su forma de conducir, que en una curva no controla el coche y se va de frente contra un pobre camarero que en ese momento iba a su trabajo y lo mata. Que las pruebas de alcoholemia realizadas por la Guardia Civil determinan que tenía un índice tres veces superior al permitido, pero que el juez ha invalidado por haberse roto la cadena de custodia. ¿Esto es justicia?, ¿dos años y medio de cárcel frente a una vida?, ¿no son igual de válidos los testimonios de los agentes …?

Una señora que se le llenaba la boca en sus conciertos hablando de España y de que como quería a la gente, que llora sobre los escenarios, que se emociona y enternece a todo el mundo con las letras de sus canciones. Que junto a su expareja, el señor Julián Muñoz, se han dedicado “supuestamente” a blanquear dinero y a llevárselo con las manos llenas de un Ayuntamiento como del de Marbella y no va a la cárcel. Cuantas personas han tenido que dejar sus casas y vivir en la pobreza por culpa de actitudes como estas en muchas ciudades y la justicia no actúa con mano dura.

Directivos de bancos y cajas, el Gobernador del Banco de España, que desoyen las recomendaciones de sus propios inspectores y gente que advertía que esta bola en la que se estaba convirtiendo nuestro país iba a estallar y a provocar la situación que actualmente tenemos. ¿Dónde están todos ellos?, viviendo en sus retiros con millonarias jubilaciones y alejados de los problemas por los que pasa nuestro país. Cargos que en su mayoría eran puestos por partidos políticos como hombres de confianza.

¿Qué pasa con toda esa gente a la que han arruinado o a la que han llevado a esta situación tan extrema?. Está claro que ellos no son los que han pedido el crédito o las hipotecas, pero si a tu casa llegan cartas diciéndote, que tienes créditos pre concedidos, que te tasaban casas por encima de lo permitido, que no miraban el trabajo que tenías ni la duración de tus contratos. Ahora no pueden venir a exigirte que seas tu solo el culpable … Ellos también tendrán algo que ver en todo esto. ¿No puede actuar la justicia en estos casos ..? Solo he escuchado las acciones del Juez Cobo Plana, que ha sido el único, además en Canarias, que ha metido mano a los bancos y a las condiciones de las hipotecas http://www.lavozdelanzarote.com/article76181.html

Que no me vuelvan a decir que la justicia es igual para todos. Cuando cualquiera de nosotros por un delito mucho más insignificante que estos estaríamos entre rejas desde el primer día y con el cartel de culpable intentando demostrar nuestra inocencia, pero sin el dinero y el poder que tienen otros para salir impunes.

Ahora me queda el trabajo de intentar explicarle a mis hijos que estos son casos aislados (aunque no sea así) y que la “Justicia es Justa” e igual para todos. Espero que no me crezca mucho más la nariz.